Balance de Blancos

Cuando fotografiamos en interiores iluminados con luz artificial, ya sea una bombilla, un fluorescente, una ventana con luz natural, o cuales quiera que de las combinaciones anteriores, debemos ajustar el balance de blancos de la cámara, que por defecto esta en automático, o bien usar una carta de gris.

Esto se debe hacer, debido a que las luces que nos encontramos no están equilibradas a una temperatura de color concreta y, a pesar de que nuestro ojo se adapta rápidamente a esa situación, la escena a fotografiar puede adoptar una tonalidad particular debido a la luz que la baña.

En mi caso, uso una carta de gris cuando realizo sesiones de estudio en interiores. Incluso utilizando flashes de estudio, en la escena siempre se presenta algún otro tipo de iluminación que no se puede controlar y contamina ligeramente la escena, tal y como puede verse en la siguiente comparación:

Existen cámaras muy sofisticadas que partiendo de una fotografía inicial de la sesión con la carta gris, configura el balance automáticamente hasta que se vuelve a realizar una medición.

Es conveniente realizar puntos de control en varias ocasiones de la sesión de fotografía, es decir, volviendo a capturar una imagen con la carta de gris presente en la escena.

Como no todas las cámaras tienen esta ventaja añadida, no nos equivoquemos no deja de ser un procesado por software. La forma más sencilla y común de trabajar es a posteriori, durante el revelado RAW con tu software habitual.

Una vez procesada el balance de blancos con la ayuda de la carta de gris, podrás observar la diferencia entre una y otra imagen.

En el siguiente ejemplo, se muestra un caso extremo de balance de blancos, donde una escena controlada con flashes y evitando con toda precaución la contaminación lumínica, para que la escena no tuviese que sufrir ningún cambio al ejecutar el balance de blancos. Se puede apreciar ligeramente que siempre existirá un cambio de tonalidad.

La imagen con el procesado del balance de blancos, es más cálida (derecha) que sin el procesado (izquierda).

Como nota final, he de comentar, que es habitual ver que muchos fotógrafos usan cartas grises genéricas, esto es un error, evidentemente no han sido creadas para mediciones de luz y sobre todo, no han sido convenientemente analizadas por un espectrograma.

Si eres tan perfeccionista como yo, puedo sugerirte dos fabricantes con los cuales su trabajo no sufrirá ninguna clase de sorpresas: WhiBal (la que ilustra este artículo) y ColorChecker Passport (mucho más allá que el simple control de balance de blancos).

Tags: ,

No comments yet.

Deja un comentario